UTMB 2013: Crónica de un sueño


“Allí dónde vayan tus pensamientos, irán tus pasos” (proverbio vasco)

El UTMB no són “sólo” 168 kms con 9.600 metros de desnivel positivo sinó que, para los corredores de montaña, es la prueba más emblemática del circuito mundial, el reto y sueño a vivir y alcanzar. De esta forma, el viernes 30 de agosto, minutos antes de las 16:30 horas, Roger y yo nos situamos en la línea de salida, junto a 2.300 corredores de 73 nacionalidades distintas. Con nosotros llevamos el material obligatorio, mucha ilusión, nervios pero especialmente los ánimos y fuerzas de nuestros familiares y amigos. Somos conscientes que no va a ser fácil y que vamos a sufrir mucho (únicamente la mitad de los corredores suele alcanzar la meta) pero la ilusión es máxima.

Profil-UTMB-2013

Bajo la mirada del imponente Mont-Blanc y de miles de espectadores, los rostros de los corredores se muestran concentrados, tensos, ilusionados. Son unos momentos muy especiales, intensos y emotivos, todo el mundo con sus pensamientos, hasta que suena “Conquest of Paradise” de Vangelis para dejar paso a los ojos humedecidos y a las emociones a flor de piel.

Empezamos a correr por las calles de Chamonix sorprendidos por la cantidad de público a lado y lado de las calles, animando a los corredores. Un público que, animándote de forma entusiasta, estará presente a lo largo de todo el recorrido, de día y de noche.

utmb 2013

El primer tramo hasta Les Contamines (km 31) es el más asequible, con una única subida a Délevet, con las piernas frescas, la máxima ilusión y disfrutando del ambiente. Roger, que está en un estado de forma excepcional, va cogiendo distancia. Por mi parte, me encuentro cómodo pero quiero correr con cabeza para conseguir ser finisher.

Tras Les Contamines, empieza la primera gran subida (1273 m d+), ya inmersos en la fría noche, hacia el Croix du Bonhomme (km 44). Tras cruzar un glaciar, con caída incluida, alcanzamos el punto más alto para lanzarnos a una bajada vertiginosa en la que hay que poner toda la concentración para evitar caídas o torceduras de tobillo.

Les Chapieux (km 49) nos espera con un avituallamiento y control sorpresa de material para continuar sin perder tiempo con la subida de 1.000 m d+ a Col de la Seigne (km 60 ). La subida es dura pero muy bonita, siendo todo un espectáculo ver todo el sendero recorrido por miles de frontales.

De esta forma, luchando cada kilómetro, llega el amanecer y con él uno de los momentos más bonitos de la carrera, cuando puedes ver el impresionante escenario por el que corremos. Me digo que voy a luchar y esforzarme durante todo el día para avanzar en la carrera y poder disfrutar de la majestuosidad de estos paisajes.

Una larga bajada, con un último tramo de 4 kms que es un cástigo para los cuadriceps, nos conduce a uno de los puntos clave del UTMB, Courmayeur (km 77), ya en Italia, donde podemos encontrarnos con una bolsa con material de recambio. Voy bien respecto a los tiempos de corte y me concedo un descanso de 30 minutos para intentar comer algo (el estomágo no ha estado muy fino los últimos 20 kms) y cambiarme. No quiero enfriarme, y decido reanudar la carrera con la fuerte subida, bajo un buen sol, al refugio Bertone (km 82).

El siguiente tramo hasta Amuva (km 94) pasando por el mítico refugio Bonatti, con poco desnivel positivo, me permite asentar el estomágo y prepararme por alcanzar una cima que me hacía mucha ilusión, el Grand Col Ferret (km 99), el techo del UTMB con sus 2.537 metros. Ara toca de nuevo bajar (los tramos en llano son muy escasos en el UTMB), entrando en Suiza. Los kilometros van haciendo mella, ya son muchas las horas de esfuerzo y empiezo a notar dolor en las rodillas. Llegamos, pero, a Champex-Lac (km 122), otro de los puntos clave de la carrera y momento emotivo de la misma, con mucho público animando y la música de Vangelis recibiéndonos.

Como un plato de pasta y me dispongo a afrontar, en plena segunda noche, los tres últimas cimas del recorrido, conocidas como “los tres tenores”, esto es, Bovine, Catogne y la Tete aux Vents. La primera subida a Bovine es larga y dura, pero lo peor es la bajada a Trient, con mucho dolor en las rodillas. Tras Bovine (km 132), nos toca Catogne (km 144), con una subida con todavía más pendiente que no ofrece descanso alguno para encarar una nueva bajada terrible a Vallorcine. La bajada se me hace muy larga, a cada paso me duelen las rodillas y hace rato que los ibuprofenos no hacen el efecto deseado. Además, el dolor en las rodillas impide que pueda hacer mucha fuerza con ellas, cosa que se salda con un par de caidas. Veo gente muy perjudicada, hasta el extremo de, en plena noche y en la montaña, encontrarte gente durmiendo al lado del camino.

Al llegar a Vallorcine (km 149), el panorama con los corredores no es muy distinto. Miro un momento al movil y en este momento me llama Roger, que ya está en el hotel tras ser finisher al realizar un carrerón que pone un nuevo broche de oro a una temporada excepcional. Me advierte que la última subida es muy dura, técnica y difícil.

utmb 2013 2

Antes de llegar a la subida a la Tete aux Vents (km 157), sin embargo, me encuentro que me estoy durmiendo mientras voy andando. Poco después, además, empiezo a tener visiones/alucinaciones. Estoy convencido de ver animales (vacas/caballos) y otros corredores en el camino para, poco después, ver que no hay nada. Por suerte, al llegar a la subida a la Tete aux Vents, su dureza, que se haga interminable y el dolor en las rodillas hacen que desaparezca enseguida el sueño. Es el último escollo, así que toca apretar los dientes e ir subiendo. Por fin empieza el descenso, con tres kilometros técnicos de bajada hacia La Flegere y ya encarar los últimos eternos siete kilometros hacia Chamonix. Los últimos dos kilómetros por las calles de Chamonix son una experiencia brutal con una explosión de alegría y adrenalina, corriendo con una sonrisa en los labios, con multitud de gente aplaudiendo y animándote, hasta cruzar el arco de llegada y con él cumplir un reto, vivir una experiencia muy intensa y abrazar un sueño.

UTMB 2013 finishers

(fotos de http://www.flickr.com/photos/petzl-sport/)

Comments

  1. Un gustazo compartir la pre, la post i la cursa amb tu! Uns dies épics que tindrem per sempre més al record. Una abraçada Jaume!

    1. Igualment Roger!! Tota una experiència que ha quedat gravada per sempre en nosatres. Han valgut la pena experimentar el que és viure i acabar l’UTMB. Abraçada!
      PD: A més, tu vas fer una cursa brutal!

    1. Hola Alex!

      La verdad es que tenemos la suerte de contar con muchas carreras que, además de dar puntos para el UTMB, por ellas mismas ya vale la pena disfrutarlas.

      Hablando de memoria, en mi caso, para la preparación del UTMB realice las siguientes carreras (todas ellas destacables por la belleza del recorrido y su organización): Ultra Trail Les Fonts (ultratail por etapas en 3 dias); Ultratrail del Montsant; Ultra trail Serra de Tramuntana en Mallorca; Pels camins dels Matxos; Marxa Cap de Creus; etc.

      Saludos!

      Jaume

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *